Una breve búsqueda en google, inclusive en el popular youtube no me deja mentir: el tema de los sueños puede ser el tema más cliché, más “quemado”, más trivializado, y más mercadeable que existe.  Desde libros poco serios que puede comprar usted para tratar de interpretar sus sueños,  hasta páginas web que le prometen asesoría onírica si manda un mensaje a “800-NOMASPESADILLAS”.  Una búsqueda en Youtube tira videos sobre personas contando sus sueños, videos del mismo Jung hablando sobre el tema, inclusive me sugiere una de mis canciones favoritas, así que la pongo para escribir esto y sugiero humildemente que me acompañe a oirla, para leer el resto del texto. Por todo lo anterior, plantearse visitar una exposición sobre cómo evadir los sueños desagradables, podría poner a cualquiera nervioso de lo que vaya a encontrarse en la propuesta, pero mucho más dirá del artista que se involucra en una temática tan forcejeada.

Desde Medellín, Colombia, llegó el 18 de Julio la ganadora de la residencia artística, que la Galería  Des Pacio abrió en concurso hace meses: Angélica Teuta (1985).  La artista se trasladó hasta Centro América, para compartir a manera de talleres su técnica y su arte, así como traernos esta exposición que titula: “Escenas para evadir pesadillas” (“Escenas” de ahora en adelante). Teuta ha impartido algunas conferencias en pregrado y la maestría en artes de la Universidad Nacional de Colombia, y otras instituciones, además  figura entre las artistas más jóvenes a las cuales la colección del Banco de la República compra una obra, la colección mas respetable de arte colombiano.  Adicionalmente, un artículo sobre una exposición similar a la que presenta hasta el 17 de septiembre en Des Pacio, puede ser encontrado en el ejemplar más reciente de la revista Art Nexus.

La exposición de Angélica Teuta, (la segunda edición de esta muestra originalmente presentada en Bogotá) comienza pues con la promesa de la gran incertidumbre: ¿qué quiere decirnos Angélica sobre las pesadillas y los sueños, un tema explorado pareciera ser, hasta la saciedad? Al entrar al espacio de la galería, grandes enredaderas de papel amarillento y rojizo cuelgan entre el techo y el suelo, como un chicle áspero que cruje cuando se le toca, cuando la gente al pasar los mueve con la estela de viento que imprime el cuerpo en la micro-atmósfera. Por entre las ramas caídas de papel, un par de sillas hechizadas se mueven casi imperceptiblemente como por arte de magia. Enseguida, al nivel del suelo se mira una escena, la cual se recrea al combinar personajes recortados finísimamente; enfrente hay  un proyector sobre el cuál otros personajes se acuestan, y mediante el juego de las sombras y la luz,  las figuras proyectadas y las que yacen al frente se mezclan sobre la pared. Así la primera pesadilla aparece: un hombre que gesticula forzosamente, jaulas con pájaros quietos, mientras otros tantos pájaros revolotean por entre el espacio; arriba un trapecista se balancea, o quizás nada más pende de una cuerda inmóvil.

  Siguiendo con el recorrido por entre la maleza, el visitante se topa con una pared blanca; opuesta a esta pared hay una ventana que da a una calle josefina. Mediante un proyector, esta ventana se repite en el muro blanco, creando la ilusión de que la casa comienza a despertarse o más bien a sumirse en la pesadilla que Teuta confeccionó para nosotros. El espacio de la casa se vuelve ambiguo y engaña, como el espacio del inconsciente lo hace con nosotros en medio del R.E.M. La confusión comienza con las sillas hechizadas, luego con la ventana que se biloca y continua con la invasión sobre las paredes, que realiza el motivo de la cerámica del suelo: los cóndorcitos que yacen bajo los pies del visitante, se le colan por entre los dedos y trepan los muros de la galería.

En la inauguración así como en los talleres que impartió a comienzos del mes de Agosto, la artista argumenta que “Escenas” es el fruto de la investigación que ella realizó sobre el tema de los sueños, con relación al trato que la Mitología Clásica, la Edad Media y el Renacimiento le dieron al tema; Además la artista investigó sobre las imágenes de los circos, y revisitó la teoría Jungiana de los arquetipos y los sueños. Al hacer esto, toma prestados todos los motivos e imágenes posibles, creando composiciones propias; Esto lo hace a la vez inspirándose en el trabajo con el detalle, de artistas como Lori Nix. Esta investigación realizada, más la sensibilidad del artista a la hora de realizar composiciones figurativas de papel con gran detalle, además de su fecunda imaginación para trabajar con el espacio de la galería, es la receta perfecta para que esta dulce pesadilla hechice a cualquiera. Con lo anterior adelanto una percepción que me queda al final de la expo: Si bien Angélica Teuta es magistral con el tratamiento del detalle en sus exposiciones, lo logra sin desdeñar de alguna manera el trabajo a gran escala con los espacios, saber amarrar ambas posibilidades expresivas, ésta es una destreza envidiable.

Después la expo continua con las cajitas de la sala posterior en la galería. Ahí se muestran las composiciones que gesta Teuta a partir de los arquetipos de Jung y otros motivos populares y circenses:  Gatos peleando (escena que representa la traición),  mientras una bandada de pájaros revolotea al fondo como una familiar nube de mal presagio. En otra cajita un bosque de papel hipnotiza, no solo por el detalle del papel cortado con una precisión asombrosa, sino por la escena misma donde personajes se pierden entre el bosque blanco. Si en la primera sala de la galería las pesadillas son caóticas //campo minado por enredaderas, imágenes invasoras de espacios ajenos, ambigüedad espacial, sillas que se mueven erráticamente//, la sala posterior es el espacio controlado donde juegan entre sí las pesadillas domadas por su encierro. Dentro de las cajitas café que contienen recortes ultra finos, las figuras animales (humanas y no humanas) interactúan detrás de un vidrio con el espectador.

El sueño lúcido que es visitar esta exposición permite pensar la muestra en función de tres ejes,  a pesar de que los sueños no necesariamente tengan estructuras identificables cuando los experimentamos.

  1. La pesadilla: La artista enfatiza este elemento mediante el uso de la luz y la sombra, así como la transformación de los recortes y los personajes de papel a través de la luz. A su vez, la sensación de transmutación de los espacios enfatiza la sensación de inconsciencia: los espacios se tornan borrosos, impredecibles, no coherentes. Como las enredaderas el espacio atrapa, contiene, pero confunde también.
  2. Lo animal: Es el gran espíritu de la exposición. El animal no humano como reflejo de la esencia del humano. Pero estos animales están domesticados de alguna manera, por ejemplo al encerrarles en las cajitas de madera. La animalidad en Teuta es de una violencia hermosa: porque si bien los recortes representan escenas que resultan perturbadoras en las pesadillas, el visitante no puede más que asombrarse del detalle del trabajo en papel y lo divertido y mágico de las composiciones . Esta exposición es pues, la oportunidad de acercarnos a nuestras pesadillas en un ambiente de un caos controlado.
  3. La repetición y lo azaroso: Son los dos elementos que refuerzan los puntos anteriores. Mediante el uso de las luces a ángulos múltiples, las sillas que se mueven azarosamente, la invasión de los cóndores, la repetición de motivos animales, etc. Todo esto profundiza la sensación alucinógena de la muestra.

Al final de la exposición inevitablemente los grupitos de gente abarrotada en el jardín del fondo, se entregaron a la discusión de los sueños y las pesadillas de cada quién. Cuatro personas cargando sus cigarros desinteresadamente, comentaban qué significaría soñar con escalar una montaña, a lo que Teuta aportaba: “La montaña es ejemplo del deseo de superación”. En mi círculo de conversación, la pesadilla du jour fue el clasicazo: soñar con que se le caen a uno los dientes; todos teníamos diferentes interpretaciones, “Temor al qué dirán”, “Es un sueño sobre inseguridad”, la misma Angélica confesó haber tenido este tipo de pesadillas una vez, antes de una exposición en Bogotá.

Detalle, Caja de sala posterior

Es innegable la versatilidad de Teuta como artista, quién asegura haber ido pensando en maneras de intervenir el espacio de la galería, a lo largo de su estadía en CR. Habiendo visto el trabajo de Angélica en papel antes de que viniera a nuestro país, yo no podía esperar para ver su admirable precisión artesanal con este material en la exposición. A pesar de que sí aprecié esto en la expo, es la capacidad creativa in situ de Teuta lo que más me cautivó, es decir su capacidad de acomodar y adaptar la exposición según el lugar y lo que tenga a su disposición.

Para aquellos y aquellas que no han tenido la oportunidad de tener pesadillas con Angélica, la oportunidad sigue abierta hasta el 17 de septiembre! Acá los datos: Escenas para evitar pesadillas N.2, del 17 Agosto-17 Setiembre, abierta los miércoles y viernes de 12-5:30 pm. Más fotos e info, en la página de facebook de la galería Des Pacio.

-Sofía Vindas Solano-

(Fotografías cortesía de Lisa Sanchez)

Anuncios